cuatro películas sobre el trabajo

No necesito justificación para hacer esta lista arbitraria. Eso es lo lindo de tener un blog. A continuación van a encontrar películas cuyos protagonistas se niegan a definirse por sus trabajos. Están ahí, llevándose una cantidad de su tiempo importante, pero ellos de alguna u otra manera encuentran el modo de evadirse.

En dos de esta lista hay una clara intención de poetizar la obligación: de encontrar belleza en donde a priori no lo hay. Lo que pareciera un procedimiento complaciente o conservador porque hace que la sordidez que produce la explotación de la clase dominante y bla-bla-bla se haga un poco más divertida (recordemos las palabras de Cesare Zavattini, guionista de Ladrones de Bicicletas y teórico del neorrealismo: “Coloquemos a un trabajador en paro quieto delante de la cámara y después inmovilicemos al público durante cinco minutos ante esa imagen proyectada en la pantalla. Pero eso no gusta. Se grita: ¡Montaje! Para que las imágenes discurran con rapidez y el conocimiento del público sea superficial y no se profundice la verdad”) en estas películas no es tan así. En realidad, lo que hay aquí es la vieja búsqueda de Borges: cómo la ficción -el arte- se inmiscuye en la realidad y logra cambiarla. Si en el encuentro de mundos poéticos-interiores se logra una nueva visión de la realidad, bienvenidos a estos procedimientos.

 

Elegí películas que no sean tan viejas (la de Wong Kar Wai está por cumplir 20 años) y que no pertenezcan completamente al circuito industrial. En el nombre de la película está el enlace del torrent. (¡usen torrents!)

Cashback (2007)

Un estudiante de bellas artes despechado que no puede dormir y se emplea en supermercado (un equivalente al Día% de allá). Interesante como el director crea espacios dentro de espacios y temporalidades dentro de la lineal. Dato a la Catalina Dlugi: el actor principal es el guardián (y capitán) del equipo de Quidditch de Griffindor.

Adventureland (2009)

Una de las películas más bellas (en el sentido kantiano) que vi. Una variante más melancólica de la Nueva Comedia Americana, del director de Superbad. Kristen Stewart está realmente hermosa.

Recursos Humanos (1999)

Con recursos casi documentales, en esta película Laurent Cantet se recoge como simplemente un narrador. Con un estilo de confrontación casi marxista, muestra como se contaminan las relaciones laborales con lo familiar con lo económico. Es, de la lista, el film que peor envejeció, ahora el protagonista sería community manager o alguna boludez por el estilo.

Chungking Express (1994)

Wong Kar Wai, anticipandose a la magistral In the Mood for Love encuentra en ese puestito de comida rápida la excusa perfecta para poetizar en lo cotidiano. Una película personal (y por lo tanto arbitraria).

Anuncios

Un pensamiento en “cuatro películas sobre el trabajo

  1. The Wind Rises y la certeza de que Hayao Miyazaki es un capo | cuando el arte ataque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s